La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha anunciado este jueves que propondrá en la mesa del diálogo social una ayuda directa de 430 euros mensuales para jóvenes inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil, que no estudian, que no trabajan, que tienen menos de 30 años y que suscriban un contrato de formación y aprendizaje

La ministra aseguró durante la reunión de ministros europeos de Empleo que se celebra en Luxemburgo que la medida podría aprobarse “cuanto antes” y se financiará con los 500 millones reservados para ello en los presupuestos de este año. En todo caso, precisó que el programa debe aún diseñarse en el marco del diálogo social y con las Comunidades Autónomas.

Báñez ha afirmado que en la actualidad hay 608.000 jóvenes inscritos en el sistema de garantía juvenil, de los cuales un tercio (206.000) tienen ya un contrato. “Nuestro deseo es que puedan seguir incorporándose al mercado de trabajo esos jóvenes que todavía no tienen esa oportunidad”, ha destacado. “Darles nuevas destrezas es capital para crear un puente al empleo, al mercado de trabajo”.

La ayuda tendría una duración mínima de un años, una máxima de 18 meses y estará vinculada a la contratación de menores de 30 años a través de un contrato de formación y aprendizaje. Báñez propondrá además una bonificación en la cotización a la Seguridad Social de las empresas que conviertan esos contratos temporales de formación en indefinidos.

Según Báñez “va a dar elementos de mayor empleabilidad a tantos jóvenes que después de la crisis permanecen sin empleo, la mayoría por no tener formación suficiente”, dijo la ministra, quien recordó que unos 550.000 no han terminado la secundaria obligatoria. “Se facilitará la integración laboral a través de la formación, una palanca al empleo y las oportunidades”, argumentó.

¿Qué es la Garantía Juvenil?

Es una iniciativa europea que persigue que los jóvenes reciban una oferta de empleo, de educación o formación tras haber finalizado sus estudios o quedar desempleados. El Consejo de la Juventud lamentó el año pasado el “escaso éxito” del programa en España —enmarcado aquí en la estrategia de Emprendimiento Joven— porque solo se había apuntado el 20% de los jóvenes de entre 16 y 30 años que no trabajan ni estudian.

Empleo recuerda que a finales de 2014 apenas había 20.660 jóvenes registrados en el programa de Garantía Juvenil —580.000 menos que ahora— y que desde que se aprobó el Real Decreto Ley el pasado mes de diciembre que ampliaba las medidas de inserción, se ha incrementado un 41,69% el número de inscripciones por día.

Ahora basta con no haber recibido formación ni haber estado trabajando el día anterior a la solicitud de inscripción para cumplir los requisitos, en lugar de los tres meses sin haber recibido formación o los 30 días sin empleo exigidos en la regulación actual. Además, desde marzo los jóvenes que renueven o se apunten como demandantes en las oficinas de empleo son inscritos de manera automática.