La formación política se hace eco de la demanda de los pacientes, que exigen la implantación de un Servicio de Nefrología en el hospital de la localidad.
“Por la salud de los enfermos y por principios, debemos dejar de externalizar estos tratamientos y garantizar que se ofrecen desde el ámbito de lo público”, ha señalado el coportavoz de la formación en Motril, Juan Luis Valdivieso.

EQUO ha reivindicado esta semana la implantación de un Servicio de Nefrología completo y adecuado a las necesidades de la población en el Hospital de Motril, haciéndose de este modo eco de las  reclamaciones del colectivo de pacientes del centro de diálisis Nuestra Señora de La Cabeza, que se ven obligados a trasladarse a Granada ante cualquier urgencia, al carecer su centro de referencia de esta especialidad. 

Así, tal y como han trasladado los pacientes nefrológicos a representantes de la formación verde, el centro en el que actualmente reciben su tratamiento habitual es  privado concertado, “y está acondicionado con las máquinas de dialización convencional, ya muy antiguas y desde nuestro punto de vista obsoletas e inadecuadas”, con el perjuicio que ello puede suponer de cara a los pacientes que dejan de beneficiarse de adelantos para su salud y su calidad de vida.

Ante esta situación, desde EQUO Motril no dudan en exigir a la Junta de Andalucía la implementación “urgente” de este servicio en el centro hospitalario motrileño, asegurando que recuperar la hemodiálisis pública “mejoraría la seguridad ante cualquier complicación  de los enfermos, evitaría el desplazamiento innecesario de pacientes entre la privada y la pública -a la vez que un número significativo de ingresos hospitalarios-, y garantizaría  una mayor calidad asistencial de los pacientes”, al tiempo que supone una medida eficiente para optimizar los recursos sanitarios.

“Dada la complejidad de los pacientes en hemodiálisis, no entendemos que no se dote de más recursos de nefrología a todos los hospitales públicos y se prefiera contratar con centros privados”, ha señalado el coportavoz de EQUO Motril, Juan Luis Valdivieso, que insiste en que “es un derecho que los pacientes que se dializan en el centro actual puedan acceder a los  tratamientos sustitutivos que mejor se adapten a ellos y que se les pueda ofrecer.  La enfermedad no debe ser un negocio. Los valiosos recursos sanitarios deben de  utilizarse en medidas costo-efectivas dirigidas a hacer perdurar la atención de calidad  a los pacientes nefrológicos”.

La enfermedad renal es un problema de Salud Pública que afecta a un 10% de la  población general y consume el 3% del gasto sanitario total, la mayor parte del cual es debido al elevado coste del tratamiento sustitutivo renal (TSR) con diálisis o trasplante. Tal y como demanda el colectivo de enfermos y suscriben desde EQUO, en Motril hay suficientes pacientes para que el SAS abra una sala en el mismo hospital, con un servicio de diálisis y una atención médica adecuadas.

“No se puede permitir que los pacientes nefrológicos de esta localidad sean ciudadanos de tercera y no tengan acceso a una sanidad publica y digna. Pedimos a los responsables que solucionen este agravio ya”, ha sentenciado Valdivieso.