El Gobierno no incluyó la medida en la prórroga de los presupuestos.

Empleo admite que las cuotas han subido, pero asegura que trabaja para que la medida se aplique en lo que resta de 2017.

EFE.– El descuento del 20% en las cuotas mensuales que pagan a la Seguridad Social los empleadores que dan de alta por primera vez a trabajadores dentro del sistema especial para empleados de hogar quedó sin efecto el pasado mes de julio, después de que el Gobierno no lo incluyese en la prórroga de la última ley de Presupuestos.

Esta reducción, vigente desde 2012, se ampliaba con una mención expresa en el proyecto de cuentas de cada ejercicio.

En 2017, los Presupuestos estuvieron prorrogados hasta junio, cuando se aprobó la nueva ley, en la que no se hizo mención expresa a esta medida y, por lo tanto, decayó su aplicación. Así, los empleadores han constatado en los cargos mensuales de la Seguridad Social un alza del 20% en las cuotas.

Según consta en la web de la Seguridad Social, esta reducción del 20% se aplica en la aportación empresarial a la cotización a la Seguridad Social por contingencias comunes en el sistema especial para empleados de hogar y estaría vigente durante todo 2017.

La reducción se amplía como bonificación hasta el 45% para familias numerosas, para las que sí se mantiene vigente. La diferencia entre una reducción y una bonificación es que en el primer caso se trata de un porcentaje que la Seguridad Social deja de ingresar mientras que en el segundo algún organismo, habitualmente el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), abona la diferencia y sí se ingresa.

Empleo admite el incremento Desde el Ministerio de Empleo y Seguridad Social reconocen la situación y señalan que “se están analizando distintas fórmulas” para que las ventajas se puedan mantener durante el ejercicio completo. Una de las vías de solución es convertir esa reducción en bonificación e intentar que tenga efectos retroactivos.

La ley para integrar a los empleados de hogar en el régimen general de la Seguridad Social entró en vigor en 2012. La reducción del 20% fue una de las medidas contempladas para animar a que se dieran de alta y empezaran a cotizar más trabajadores domésticos.

Las cuotas de este régimen, en función del número de horas y salario pactado y de acuerdo con 8 tramos existentes, van desde los 44,5 euros a los 238 euros mensuales. Al empleador le corresponde abonar el 23,2% de esa cantidad y al empleado, un 4,4%. Según los últimos datos de la Seguridad Social de julio, este sistema especial suma 425.355 ocupados.