La intervención de una patrulla de la Policía Local evitó que un vecino muriera ahogado por atragantamiento, según ha informado un portavoz de la Jefatura de la Policía Local sexitana.

Los hechos ocurrieron pasadas las 21:00 horas cuando una mujer pidió ayuda a una patrulla de la Policía Local de Almuñécar que se encontraba por la zona de la calle Guadix porque, según la citada mujer, “su cuñado se estaba ahogando”.

Los agentes acompañaron a la mujer hasta el lugar en el que se encontraba la persona que necesitaba auxilio. “Una vez en el mismo, el agente 14742 observó a un hombre, de unos 40 años, tirado en el suelo inconsciente, ante lo que procedió a realizarle la ‘maniobra de Heimlich’.

Después de varios minutos sin que expulsara lo que causaba el atragantamiento, el otro agente decide coger el desfibrilador portátil del vehículo ante el riesgo evidente de entrada en parada cardiaca”, ha relatado el portavoz de la Policía Local de Almuñécar.

Además -según se ha informado desde la Policía Local- durante unos siete u ocho minutos que tardaron los servicios médicos en llegar al lugar y atender a la persona, “el agente 14742 no cesó de mantener la maniobra hasta que, posteriormente y colocado en posesión lateral de seguridad y con ayuda del servicio médico, esta persona expulsó lo que le mantenía atragantado y comenzara a respirar con normalidad”.

Los servicios sanitarios decidieron trasladar al afectado al Centro de Salud de Almuñécar con el fin de realizarle otras pruebas y mantenerlo en observación debido al tiempo que permaneció sin poder respirar -se ha informado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here