·        La filmoterapia es una técnica terapéutica cada vez más empleada por psicólogos y terapeutas en ejercicios de coaching, y en la que el cine actúa como eje principal.

·         Entre sus principales beneficios destacan su gran función catártica y relajante, así como su capacidad para motivar, superar miedos o agitar la creatividad del espectador.

El cine, ya sea en una sala o en nuestra propia casa, es parte de nuestra vida y como tal posee una gran cantidad de elementos que benefician a nuestra salud. Cada vez que vemos una película estamos recibiendo una especie de terapia que, aparte de divertirnos, nos aporta un buen número de beneficios relacionados, en su gran mayoría, con nuestro ámbito psicológico y conductual. De hecho, ya existe una nueva técnica terapéutica denominada filmoterapia, la cual está siendo utilizada cada vez más por psicólogos y terapeutas en ejercicios de coaching, y en la que el cine actúa como eje principal contribuyendo activamente en la mejora del paciente.

Aprovechando la celebración del 21º ´Festival de Málaga. Cine en Español´ la doctora Belén Guerrero Cuevas, psicóloga del Hospital Vithas Parque San Antonio perteneciente al grupo sanitario Vithasel cual cuenta en España con 19 hospitales y 27 centros médicos, ha elaborado un interesante listado con los principales beneficios que el ´séptimo arte´ aporta a nuestra salud. Todos sus componentes (guión, iluminación, escenas, mensajes, etc) provocan la estimulación de nuestros sentidos y, por consiguiente, un buen número de beneficios en nuestro cuerpo.

Nos relaja. Memorias de África.

El cine predispone y favorece un estado de descanso gracias a esas increíbles historias llevadas a la pantalla grande. Nos distrae y al mismo tiempo disminuye los niveles de ansiedad que produce nuestro cuerpo. Cuando ves una película te relajas y te concentras en lo que tus ojos ven, desconectando de nuestro día a día.

Agita nuestra creatividad. Matrix.

Esto ocurre, sobre todo, con películas de ciencia ficción cuyas situaciones utópicas nos incitan a romper nuestros esquemas mentales, contraponiéndose a nuestros paradigmas. Este proceso agita la parte creativa de nuestro cerebro y hace que fluyan nuevas ideas.

Nos motiva. En busca de la felicidad.

Cuando vemos que el protagonista o los personajes de la película se enfrentan a sus miedos y afrontan sus problemas, tendemos a identificarnos con ellos. Esto favorece una interesante reflexión sobre aspectos de nuestra vida y, de igual forma, nos motiva para enfrentarnos a nuestros temores y dudas.

Nos ayudar a buscar y encontrar soluciones. Esta casa es una ruina.

Cuando en una película vemos los planes que trazan los personajes para solucionar sus problemas, podemos aprender y generar ideas que nos ayuden a solucionar los nuestros. No es la primera vez que alguien reconoce que una determinada película le sirvió para descubrir la solución a un problema o, incluso, una gran idea de negocio.

Tiene una función catártica. Yo soy Sam.

Tal y como decía Aristóteles, la catarsis es «la facultad de la tragedia de descargar al espectador de sus propias bajas pasiones al verlas proyectadas en los personajes de la obra». La función catártica se encuentra fácilmente en el cine, siempre y cuando la historia o trama nos recuerde algún momento de nuestra vida. Cuando vemos una película muchas veces experimentamos dichas pasiones junto con los personajes, pero sin temor a sufrir sus verdaderos efectos.

Nos enfrenta a nuestros miedos. Los Otros.

Habitualmente, una película nos hace enfrentarnos a nuestros mayores temores y nos expone a nuestras sensaciones permitiéndonos ser más conscientes de ellas y poder trabajar para extinguirlos. Esto ocurre, por ejemplo, con los films de terror. Estos, aunque parezca sorprendente, reducen el estrés y ayudan a enfrentar miedos antiguos a través de la catarsis sin necesidad de revivir lo sucedido.

Mejora nuestras relaciones sociales. Resacón en Las Vegas.

Ir al cine o ver una película en casa con amigos o familiares es siempre una ocasión perfecta compartir ideas, opiniones sobre lo que estamos viendo y, como no, risas o lágrimas. Todo ello fomenta nuestra socialización.

El compromiso de Vithas: calidad asistencial acreditada, servicio personal y largo plazo

Vithas es el primer operador sanitario de capital 100% español y el segundo a nivel nacional. Cada año atiende a más de 5.000.000 pacientes en sus 19 hospitales y 27 centros médicos denominados Vithas Salud. Los 46 centros se encuentran distribuidos a lo largo de todo el territorio nacional y destacan los hospitales de Alicante, Almería, Benalmádena, Castellón, Granada, Las Palmas de Gran Canaria, Lleida, Madrid, Málaga, Sevilla, Tenerife, Vigo, Valencia y Vitoria-Gasteiz. Los 27 centros Vithas Salud se encuentran en Alicante, Almuñécar, Elche, El Ejido, Fuengirola, Granada, La Estrada, Las Palmas de Gran Canaria, Lleida, Madrid, Málaga, Marín, Nerja, Pontevedra, Rincón de la Victoria, Sanxenxo, Sevilla, Torre del Mar, Torremolinos, Vilagarcía, y Vitoria-Gasteiz.

Vithas cuenta con más de 300 puntos de extracción repartidos por toda España gracias a la red de laboratorios VithasLab y con una central de compras propia, PlazaSalud24, que como referente en el sector da servicio a más de 39 hospitales, 35 centros médicos y 20 clínicas dentales. Por último, Vithas mantiene actualmente un acuerdo estratégico en Baleares con la Red Asistencial Juaneda que dispone de 5 hospitales y una amplia red de centros médicos repartidos por toda la región.

La apuesta de Vithas por una asistencia sanitaria de calidad acreditada y un servicio personal va unida al firme apoyo y visión de largo plazo de los accionistas de Vithas: Goodgrower, quien controla un 80% del capital, y grupo ‘la Caixa’, con el 20% restante.

Con un modelo de crecimiento que se basa en la diversificación geográfica y la sostenibilidad, Vithas prevé seguir consolidando su presencia nacional tanto con la apertura de nuevos centros como mediante adquisiciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here