Las Diputaciones de Jaén, Córdoba y Granada, a través de sus respectivas áreas y Patronatos de Turismo, han presentado hoy en Fitur la nueva guía ‘Andalucía Íbera’, una herramienta fundamental para divulgar el legado que en las tres provincias dejó esta cultura que dio nombre a la península y la habitó durante siete siglos (del 650 al 50 antes de Cristo), dejando un rico patrimonio arqueológico.

La publicación recoge en 44 páginas una completa información que aspira a mejorar el conocimiento de la cultura íbera en Andalucía y afianzar la difusión y comercialización de su legado como recurso turístico conjunto en Jaén, Córdoba y Granada, donde dejaron su impronta los distintos pueblos que la habitaron.

La guía está dividida en tres capítulos, dedicados cada uno de ellos a detallar el patrimonio de cada provincia. La parte de Jaén ofrece información de los dos museos con contenido íbero, el Oppidum de Puente Tablas, la ciudad íbero-romana de Cástulo (Linares), la necrópolis dinástica de Cerrillo Blanco (Porcuna), el santuario de la Cueva de la Lobera (Castellar), las tumbas principescas de Toya y Hornos (Peal de Becerro), la ciudad fortificada de Giribaile (Vilches) y la muralla ciclópea de Ibros. El capítulo de Córdoba documenta el poblado Cerro de la Cruz (Almedinilla), el parque arqueológico de Torreparedones (Baena) y el Cerro de la Merced (Cabra). Y el de Granada, la Necrópolis de Tútugi (Galera) y la zona arqueológica de Basti (Baza).

Precisamente, el alcalde de Baza y vicepresidente primero de la Diputación de Granada, Pedro Fernández ha señalado que “el turismo cultural ligado a la historia de los íberos puede ser en una magnífica herramienta para el desarrollo de las zonas rurales del norte de la provincia de Granada. Un producto que nos permita diversificar la oferta cultural, muy dependiente en nuestro caso a la capital, y ofrecer motivos al visitante para repetir viaje o ampliar su estancia en la provincia”.

Granada aporta a este producto los proyectos que se desarrollan en las necrópolis íberas de Tútugi y Cerro Santuario y Cerro Largo. Las tierras de Galera, Baza, Guadix y Granada, por su estratégica situación geográfica, alcanzaron en época íbera gran esplendor, ya que conectaban los centros mineros del Alto Guadalquivir con las poblaciones del Levante y formaban parte también de las rutas comerciales.

En esta región se levantaron los asentamientos de Tútugi, Basti e Iliberis, germen de las actuales poblaciones de Galera, Baza y Granada, con una economía basada en la agricultura, la ganadería y la metalurgia, con el hierro, el oro y la plata como lógicos referentes.

Como explica Fernández, “allí se constituyeron sociedades muy desarrolladas, complejas y prósperas, lo que se refleja en los restos de una esmerada alfarería y una rica orfebrería hallados en los ajuares de las necrópolis, con especial interés en la tumba donde apareció la Dama de Baza, uno de los mayores tesoros arqueológicos encontrados en la provincia de Granada”.

Por eso, ha indicado el portavoz del gobierno de la Diputación, “hemos recogido con entusiasmo la propuesta de la Diputación de establecer sinergias entre el legado íbero de Jaén, y los de Granada y Córdoba que permitan crear una ruta íbera a nivel andaluz en torno a los mismos y se aúnan esfuerzos en la promoción de ese inmenso patrimonio”.

Fernández ha recordado que “no sería la primera vez que las provincias de Jaén y Granada trabajan de forma conjunta en materia turística. De hecho, gracias a que compartimos el Aeropuerto Federico García Lorca, llevamos haciéndolo desde hace años de manera muy exitosa en promociones nacionales e internacionales que nos han ayudado a crecer en volumen de turistas y pernoctaciones”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here