• Luisa María García Chamorro ha agradecido a la hermandad de la Virgen de la Cabeza y a la cofradía del Nazareno su implicación en el mantenimiento del acto religioso “que simboliza y representa algo más que una procesión”.

El próximo lunes 13 de enero, Motril volverá a revalidar el voto de acción de gracias de Motril, instaurado en honor de la Patrona de la ciudad, Nuestra Señora de La Cabeza Coronada y del Co-Patrón, Nuestro Padre Jesús Nazareno. A ambas veneradas imágenes se encomendó la población para invocar el cese de los seísmos que sembraron el pánico en 1804 y que se reprodujeron ochenta años más tarde, con los mismos efectos devastadores que los acaecidos a principios del siglo XIX.

Ese voto ha quedado circunscrito, en nuestros días, al acto religioso de la “Procesión de los Terremotos”, que el pasado día 7 tuvo su prólogo con el traslado de la Patrona de Motril a la Iglesia Mayor (a la que acompañó, en su comitiva, la imagen de Nuestro Padre Jesús) y que adquiere toda la oficialidad y solemnidad que le es propia en la jornada del próximo 13 de enero, cuyos particulares han sido presentados hoy por la alcaldesa Luisa María García Chamorro, acompañada por el hermano mayor del Nazareno, Adrián Martín y la presidenta de la Real Hermandad de la Patrona, María José Garrido.

Precisamente, la alcaldesa ha agradecido a ambos, en nombre de las corporaciones a las que representan, su esfuerzo “por el mantenimiento anual de lo que es algo más que un ritual religioso”, dijo la primera autoridad municipal, quien insistió en que “además del carácter eminentemente religioso de los actos del 13 de enero, no debemos olvidar que constituyen el único remanente histórico y popular de un sentimiento expresado unánimemente por los habitantes del Motril decimonónico, a raíz de las dos grandes tragedias sufridas por la población en la historia reciente de la ciudad”.

Pero García Chamorro añadió un aspecto revelador:  “la procesión de Los Terremotos es un recordatorio, un acto de homenaje y honra a las víctimas y una manera hermosa de demostrar que Motril no se olvida de su propia historia, pese a que siempre hayamos creído lo contrario”.

Igualmente, la alcaldesa no quiso dejar pasar por alto que este 13 de enero tendrá un matiz especial, ya que hace veinte años Nuestra Señora de la Cabeza recibió la Medalla de Oro de Motril otorgada Corporación Municipal y que, en aquel lejano 2000 fue el prólogo oficial, y a la vez sentimental, de un pueblo que asistiría a la Coronación Canónica de la Sagrada Imagen, acaecida el 15 de agosto de ese mismo año ante más de quince mil personas reunidas en la explanada que, años después y convertida en plaza, lleva el nombre de ese hito histórico.

Bendición de los campos

Por su parte, el hermano mayor de la cofradía del Nazareno, Adrián Martín, recordó a los motrileños que “esta no es una procesión al uso, que el público contempla desde las aceras, sino que todos son partícipes del cortejo”. Algo compartido por la hermana mayor de la hermandad patronal, María José Garrido, quien apuntó la novedad de la participación de la Capilla Musical del Santo Ángel Custodio “en una procesión llena de momentos simbólicos y hermosos que reflejan nuestra más auténtica tradición”, dijo. Por cierto que ambos invitaron al público en general a portar las andas procesionales de ambas imágenes, sin ninguna distinción, por lo que cualquier persona que lo desee podrá hacerlo.

En estos días se está desarrollando el quinario, con ambas imágenes en el interior de la Iglesia Mayor. La Solemne Eucaristía del día 13 de enero tendrá lugar a las 20 horas y la procesión a partir de las 21. Una vez la comitiva llegue al Santuario de la Virgen de la Cabeza, tras recorrer las calles más céntricas de Motril, la Patrona será devuelta a su templo y el Nazareno realizará el acto simbólico de la bendición de los campos, en la parte posterior del Santuario, retornando a continuación a la Iglesia de La Encarnación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here