La imagen puede contener: una o varias personas, multitud, exterior y texto

Motril@Digital.-Los agricultores y ganaderos no han tirado la toalla. Nunca jamás las organizaciones que les representan han estado tan unidas como ahora. Tras la multitudinaria manifestación en Granada, exigen respuesta inmediata del Gobierno Central a las demandas que plantean.

La falta de precios justos, la grave crisis de rentabilidad de las explotaciones, el reto climático y la imposición de barreras comerciales justifican las protestas. Y es que la práctica totalidad de los agricultores y ganaderos están inmersos en una grave crisis de rentabilidad. El desequilibrio de la cadena agroalimentaria está llevando al límite a miles de familias que se dedican a la producción de alimentos en toda España.

A ello se añaden los anuncios de recortes presupuestarios provenientes de la Unión Europea, la cada vez mayor desorganización de los mercados machacados por los acuerdos preferenciales, las mayores limitaciones impuestas por las políticas agrarias a nuestras producciones, que no afectan para nada a las importaciones, y la cada vez mayor especulación por parte de la distribución, a lo que hay que sumar la pérdida de mercado, como es el caso del veto ruso, el Brexit o la imposición de barreras comerciales por parte de EEUU que ponen trabas a nuestras exportaciones, así como la competencia originada por los fondos de inversión que se están apropiando de bienes públicos y, por tanto, de parte de nuestro tejido productivo.

Asimismo, a este panorama repleto de hostilidades se suman los resultados del año 2019, uno de los más negativos que se recuerdan para el sector, con una pérdida de renta agraria cercana al 9%, y con constantes noticias en muy diversos ámbitos que configuran una coyuntura dramática para los agricultores y ganaderos.

Resultado de imagen de rules presa motrildigital.com

La presa de Rules se construyó en 2004 

Al margen de ello, los agricultores han aprovechado la ocasión para reivindicar los viejos problemas que durante años, los distintos gobiernos, de un signo y de otro, no han sabido solucionar. Entre ellos las eternas canalizaciones de las aguas de la presas de Béznar y Rules.

Rules, fue inaugurada en el año 2004 para uso hidroeléctrico, riego y abastecimiento. Tiene una capacidad de 114 hectómetros cúbicos y sus aguas podrían regar en la costa cota superiores a las actuales y con ello la generación de puestos de trabajo, un ahorro en el recibo eléctrico de muchos agricultores y el regadío de cultivos que en la actualidad se hace en ocasiones con agua salinizada.

Su construcción alcanzó los 14.000 millones de las antiguas pesetas, después de reivindicarla más de 50 años y generaciones de agricultores que no llegaron a verla.

Ya está construida y su grado de rentabilidad alcanza la categoría de convidada de piedra, y lo que es peor, los años que se han perdido en detrimento de la riqueza que podría haber generado sus aguas ¿Hasta cuándo habrá que esperar?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here