“Sin un reparto equitativo de la riqueza, los granadinos seguirán perdiendo poder adquisitivo” 

En agosto de 2019, el IPC ha bajado un 0,1% en Granada (en agosto del año pasado subió un 0,1%). Los grupos de bienes y servicios que más han bajado respecto al mes pasado han sido Vestido y calzado (-0,8) y Alimentos y bebidas no alcohólicas (-0,6), mientras que se han encarecido Ocio y cultura (1,0), Restaurantes y hoteles (0,8), Transporte (0,2) y Comunicaciones (0,1). Respecto a la variación de los últimos doce meses el IPC es del 0,1%, mientras que para el mismo periodo, pero en 2018, se situó en el 2,4%. Destaca la bajada de precios en Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (-4,1), Ocio y cultura (-0,7) y Transporte (-0,4), mientras que ha subido el precio de Enseñanza (3,3), Sanidad (2,6), Restaurantes y hoteles (1,6), Muebles, artículos del hogar y artículos para el mantenimiento corriente del hogar (1,3), Alimentos y bebidas no alcohólicas (1,1) y Vestido y calzado (1,0). Por otra parte, en lo que llevamos de año, los precios han descendido un 0,9% (en el mismo periodo del año pasado se quedó en el 0,2%), siendo los productos que más se han abaratado Vestido y Calzado (-17,7) y Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (-4,8) mientras que los que más han subido sus precios han sido Restaurantes y Hoteles (2,7) y Transporte (2,4).

Juan Francisco Martín, Sº General de UGT Granada, opina que  ante los datos del mes de agosto hechos hoy públicos por el INE,  es imprescindible un reparto equitativo de la riqueza, ya que los precios mantienen una línea de atonía, no se detectan presiones salariales sobre los precios, y el crecimiento económico, a pesar de una ligera desaceleración, se mantiene pero sigue sin llegar plenamente a las economías domésticas.

Este crecimiento, indica el ugetista, no se está reflejando en una mejora significativa de los indicadores de pobreza y desigualdad. Para  el representante sindical, mucha responsabilidad en que no se recuperen los índices de desigualdad anteriores a la crisis está en el deterioro progresivo del mercado de trabajo granadino, que ha convertido la precariedad laboral en norma en contratación y empleo. La intensa devaluación salarial de la crisis no se ha conseguido superar, porque la reforma laboral ha supuesto una pérdida de calidad del empleo que perjudica seriamente a la economía y la sociedad. Conseguir un puesto de trabajo no significa dejar de ser pobre, ha dicho Martín (UGT)

Y es que a pesar del IV AENC, el líder provincial de UGT informa que el incremento salarial en la negociación colectiva se ha situado en un 1,79% en 2018 y está en julio de 2019 en el 2,29%, lo que refleja que las familias todavía no han conseguido recuperar el gasto anterior a la crisis, y se constata que la participación de los salarios en la renta ha ido perdiendo peso, recuerda el representante sindical.

Así, el sindicalista reivindica un reparto equitativo de la riqueza, para lo que considera preciso  la derogación de la reforma laboral, persiguiendo el fraude en la contratación y reequilibrando la correlación de fuerzas en la negociación colectiva; la mejora de las rentas de los hogares, incrementando los salarios de acuerdo con el IV AENC y aplicando la subida del SMI, así como mejorando las pensiones y prestaciones sociales, potenciando la protección social; y reformar el sistema impositivo, acentuando su carácter redistributivo e incrementando la progresividad, para poder atender los niveles de bienestar que corresponden a la clase trabajadora.

Por todo ello, concluye haciendo un llamamiento para que a la mayor brevedad posible, se forme un gobierno de progreso  en nuestro país que garantice el necesario avance en estas políticas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here