·       Ofreció un centenar de cursos en exclusiva para un sector de población “cuya inserción laboral es vital” según el presidente de Cámara Granada, Gerardo Cuerva

·       A través de un catálogo heterogéneo, que incluyó desde programador Java hasta esmaltado de uñas, la Cámara intentó dar cabida a “todos los perfiles”.

·       La Cámara destaca el “carácter social” de un programa en el que han participado decenas de jóvenes de minorías o de colectivos en riesgo de exclusión

Cámara Granada orientó en 2019 a 1071 granadinos menores de 30 años para su inserción en el mercado laboral. Así lo recoge la memoria del Plan Integral de Cualificación y Empleo (PICE), el programa de empleo joven que la Cámara desarrolló en 2019 por cuarto año consecutivo, con cargo a fondos europeos y con la coordinación de Cámara España.

Durante los doce meses del año, Cámara Granada ofertó 98 cursos para este sector de la población granadina cuya inserción en el mercado laboral ha sido considerada “vital” por el presidente de Cámara Granada, Gerardo Cuerva.

“No hay sociedad que pueda avanzar con cerca de la mitad de su población juvenil fuera del mercado laboral”, ha apuntado el presidente, quien ha recordado que bien a través del PICE, bien a través de los programas de acercamiento de las empresas a la FP Dual, “Cámara Granada se toma muy en serio ese hándicap de la provincia”.

A juicio de Cuerva hay dos ejes en los que trabajar, por un lado la mejora de las competencias relacionadas con la empleabilidad y por otro la cualificación de los jóvenes, conforme a las verdaderas necesidades de las empresas granadinas.

“Acompasar la cualificación de los jóvenes, tanto de los que tienen formación superior, como de los que tienen formación básica, a lo que demandan las empresas es uno de nuestros principales desafíos”, ha apuntado el presidente de la Cámara que sin embargo también ha subrayado la fase inicial “en la que sencillamente acercamos por primera vez a los jóvenes al mundo laboral y de la empresa”.

Por eso, el programa PICE se divide en tres fases. A la inicial de mera orientación, y en la que participaron esos 1071 jóvenes, le siguieron la troncal, que finalizaron 783, y la específica, orientada a desempeños profesionales concretos, que acabaron 711.

En la primera, Cámara Granada impartió 49 cursos con materias como empleabilidad, habilidades sociales o conocimientos básicos de idiomas y competencias digitales.

El resto fueron cursos orientados a puestos de trabajo específicos, en muchas ocasiones impartidos desde las propias empresas que demandan profesionales concretos. El catálogo fue muy heterogéneo con el objetivo de “llegar a todos tipo de perfil de los jóvenes desempleados”. Guía turístico de ruta, programador Java, pintor de construcción, instalador de fibra óptica o de antenas, fotografía creativa, community manager, monitor de ocio y tiempo libre, camarero de pisos, gestor administrativo o esmalte permanente y gel de uñas, fueron algunos de esos cursos específicos.

En total la Cámara impartió en 2019 más de 8160 horas para jóvenes desempleados granadinos e invirtió 1,8 millones de euros en el programa, un 50% más que el año anterior, “porque hemos mejorado la cualificación con cursos más completos, muchos de los cuáles han durado 150 horas”. La formación se completó para 160 de esos alumnos con un acompañamiento a una decena de empresas en las que, por primera vez, pudieron conocer el funcionamiento de una empresa.

El presidente de Cámara Granada ha destacado además el “carácter social” del proyecto en el que han participado decenas de chavales de minorías o de colectivos en riesgo de exclusión.  “Algunos de los chavales, incluso menores inmigrantes, ha comenzado el curso sin saber hablar español y hoy se encuentran trabajando o, por ejemplo, con certificados de Microsoft que garantizan sus conocimientos en el entorno Office”, ha asegurado.

Movilidad
El programa PICE incluye otro plan, llamado Movilidad, que da la oportunidad a jóvenes desempleados a realizar prácticas laborales en países europeos, “lo que además de incorporarlos al mercado laboral, les ofrece una formación en idiomas”.

En concreto en 2019, fueron 20 los jóvenes granadinos que salieron al exterior –algunos aún siguen realizándolas— gracias a este programa de Cámara Granada. Con prácticas de 3 meses en países como Reino Unido, Bélgica, Alemania o Portugal estos jóvenes reciben un ayuda, en función del destino, que puede alcanzar los 2.500 euros.

Cámara Granada ya ha comenzado a desarrollar una nueva edición del programa PICE cuyo presupuesto volverá a incrementarse hasta los 2,3 millones de euros.

Con la misma filosofía de calidad en la cualificación y heterogeneidad, la Cámara espera impartir un número similar de cursos durante este 2020. Por lo pronto en el mes de enero han comenzado una decena de ellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here