EFE.- El monitor de un centro de estancia diurna de Motril, ha negado este martes ante la Sección Primera de la Audiencia de Granada haber abusado sexualmente de un usuario discapacitado, acusación por la que se enfrenta a una petición provisional de la Fiscalía de diez años de prisión.

Durante el juicio, el procesado, que impartía un taller de cerámica y hacía labores de auxiliar de clínica para cubrir las necesidades de los usuarios, se ha declarado no culpable y ha dicho que no accedió a la zona de duchas solo con la supuesta víctima, un joven con parálisis y con un elevado grado de minusvalía.

A preguntas de las partes, ha negado haber hecho tocamientos al joven en diciembre de 2015, tal y como había relatado la supuesta víctima, y ha explicado que con posterioridad la dirección del centro decidió aportarlo del contacto con él.

«Siempre me buscaba porque soy una persona muy alegre», ha indicado el acusado, quien ha explicado que a ese usuario, con el que tenía una «dinámica de amistad y buen rollo», le gustaba mucho «llamar la atención» y ser «el protagonista» tras considerar que, en alguna ocasión, le habían referido que podía inventar algunas cosas.

Durante la vista oral, se ha escuchado a través de una pantalla la declaración del joven, en el que relata los presuntos abusos sexuales consistentes en tocamientos durante su estancia en el centro por parte del monitor acusado.

También han comparecido en la sala la madre del joven, que ha relatado cómo su hijo cambió su comportamiento a partir de un determinado momento y empezó a mostrarse reticente a asistir al centro.

El director del centro ha indicado que no observaron nada «irregular» pero que, a partir de un encuentro con la madre, hicieron un seguimiento del caso, mientras que una médico que atendió al usuario ha explicado que en una de las asistencias este le relató unos hechos que podrían corresponder con posibles abusos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here