OPINIÓN

PODEMOS MOTRIL.- Desde Podemos Motril seguimos defendiendo que, desde los presupuestos municipales, como principal herramienta de que disponen los ayuntamientos para priorizar la acción política, se debe dar extrema importancia a las necesidades de la gente y hacer un Motril más justo. Por tanto, entendemos que deben ser receptores de las iniciativas de las distintas asociaciones, del sentir de los barrios y, en definitiva, de la sociedad motrileña organizada a través de los oportunos procesos de participación que han sido obviados. No solo es importante que se actualicen las cuentas públicas, también lo es que esa actualización atienda a la realidad de la sociedad motrileña, cosa que no ocurre.

Desde nuestra forma de observar la situación, tenemos el convencimiento de que el significado de estos presupuestos municipales se traduce en otro año más en que Motril no conseguirá mejorar sus servicios. Nuestro convencimiento encuentra su base en diversas cuestiones de fondo que nos conducen a priori a mantener una justificada desconfianza.

Los máximos responsables del equipo de gobierno Nicolás Navarro, Antonio Escámez y José Lemos, con la alcaldesa Luisa García Chamorro a la cabeza, han catalogado estas cuentas como expansivas y es aquí donde radica lo que consideramos como una utilización del lenguaje envolvente que nada o poco tiene que ver con la realidad. Para poder tildar de expansivas unas cuentas públicas como poco se deben dar dos condiciones, la primera que se produzca un aumento del gasto público y la segunda una reducción de la recaudación fiscal por medio de una bajada de impuestos, ambas circunstancias no se dan en los todavía proyectos de presupuestos municipales.

De los algo más de 57 millones de euros presupuestados, 31 millones y medio de euros están destinados a cubrir el Capítulo I del presupuesto de gastos, es decir, gastos de personal. Se necesita la totalidad de lo presupuestado en ingresos relativos a todos los impuestos directos e indirectos que suman entre ambos 25 millones de euros, más todo lo previsto a recaudar en multas de todo tipo cuyo importe asciende a 934.855 euros y aún serían necesarios algo más de 5 millones de euros de los 10 millones de euros previstos de recaudar en Tasas, precios públicos y otros ingresos para poder atender solo y exclusivamente los gastos de personal de nuestro ayuntamiento.

En el anexo de inversiones se han presupuestado un total de 1.733.319 euros de los cuales tan solo 15.004 euros irán destinados a mantenimiento de la ciudad. Afirmar en estas circunstancias que estamos ante unas cuentas expansivas supone cuanto menos una tomadura de pelo a la ciudadanía, máxime cuando lo previsto para incentivar el turismo asciende a 100.000 euros, cantidad a todas luces insuficiente. Con esa cantidad, lo que está de más es que se intente vender políticamente que Motril va a ocupar un lugar en el mercado turístico. Es un auténtico despropósito como lo es el hecho de que en el apartado de subvenciones para el fomento del empleo se hayan previsto 30.000 euros para agrupaciones, hermandades y cofradías y 60.000 euros para transferencias a partidos políticos.

Resulta curiosa la previsión realizada en relación a la recaudación por infracciones de circulación, tributarias, urbanísticas, de la OMIC, de medio ambiente y otras multas que asciende a 934.855 euros e igualmente se hayan presupuestado 901.189 euros por Intereses de demora y apremios. La cuestión es ¿nadie paga sus multas en los plazos previstos para que los intereses y recursos de apremio alcance la casi totalidad de lo que hay previsto recaudar? Sin duda es una discordancia poco creíble.

Pensamos que los presupuestos son mejorables y seguimos trabajando para que se tengan en cuenta las necesidades reales de la gente mediante los mecanismos de participación adecuada y una mejora de la calidad democrática municipal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here