Profesionales de la UCI del AGS Sur de Granada reciben el primer premio a la mejor comunicación en la IV Jornada Nacional del Colegio de Enfermería de Granada

La investigación premiada permite mejorar el control de la hiperglucemia de estrés en el paciente crítico

El equipo de profesionales de la Unidad de Cuidados Críticos del Área de Gestión Sanitaria Sur de Granada desarrolla un proyecto para garantizar la seguridad en el paciente y aumentar la fiabilidad de los métodos de determinación de glucosa en sangre (glucemia) en los pacientes hospitalizados en situación crítica.

Este proyecto, que ha sido presentado en la IV Jornada organizada por el Colegio de Enfermería de Granada, con el título: `Monitorización glucémica en el paciente crítico en situación de shock y soporte vasopresor. Fiabilidad de la determinación glucémica capilar´, ha obtenido el primer premio a la mejor comunicación.

Elaborado por un equipo multidisciplinar constituido por médicos especialistas en medicina intensiva, enfermeras y técnicos auxiliares de enfermería, el proyecto cuenta con la aprobación para su desarrollo por el Comité de Ética de la Investigación de la provincia de Granada.

El estudio preliminar que dio pie a este proyecto obtuvo así mismo el primer premio a la mejor comunicación en las IV Jornadas de Otoño SAECC y I Jornadas de la Federación Andaluza de Sociedades y Asociaciones Enfermeras (FASAEN), celebrado en diciembre de 2014 en Málaga. En esta ocasión, se han ampliado las variables de estudio y se ha centrado en el paciente crítico en situación de shock, dado que se ha evidenciado que en estos pacientes la hiperglucemia de estrés y un manejo inadecuado de ésta tiene un impacto negativo sobre la evolución de estos pacientes aumentando la morbimortalidad.

Monitorización de pacientes críticos

La monitorización de la glucemia capilar es una técnica habitual en las Unidades de Cuidados Intensivos. La razón fundamental son los desequilibrios que se producen en las cifras de glucosa en el paciente crítico, tanto por encima como por debajo del nivel normal en sangre.

Valores extremos de glucosa en sangre, fuera del rango de la normalidad de forma mantenida así como una variabilidad de ésta (hiperglucemia e hipoglucemia) durante la fase de estrés de la enfermedad, tienen un efecto muy negativo para el paciente crítico ya que se ha demostrado una estrecha relación de ésta con un incremento importante en la morbimortalidad, estancia hospitalaria y costes socio-sanitarios, entre otros. Si además se añade una situación de shock las complicaciones aumentan de manera sustancial.

Todo ello hace que en muchas ocasiones sea necesario realizar una monitorización estricta de la glucemia y una terapia intensiva mediante insulina rápida intravenosa en las unidades de Cuidados Intensivos.

Los protocolos hospitalarios para la medición de los niveles de glucosa en sangre y la terapia con insulina, están basados en su gran mayoría, en las determinaciones de la glucemia capilar mediante la técnica de punción sobre las yemas de los dedos. No obstante, el profesional de Enfermería de Cuidados Intensivos en su práctica asistencial diaria se encuentra con numerosas situaciones patológicas asociadas en el paciente críticamente enfermo que pueden dificultar en gran medida la realización de la punción o que su resultado sea poco fiable, como es el caso de la necrosis (gangrena, muerte celular) en los dedos, la hipotermia severa y edemas (acúmulo de líquido), entre otros.

A todo ello hay que añadir las molestias para el paciente, las interrupciones de los periodos de descanso/sueño y el dolor secundario a la realización de forma horaria de dichas punciones principalmente en el caso de aquellos pacientes que se encuentran conscientes. Ello hizo que en 2016 la SURVIVING SEPSIS CAMPAIN estableciera entre sus recomendaciones llevar a cabo una monitorización estricta en sangre arterial.

Dado que la evidencia actual respecto al tipo de muestra, procedimiento y técnica es escasa, el equipo de profesionales del AGS Sur de Granada se planteó analizar la correlación de la glucemia entre las diferentes muestras y analizar su comportamiento en situación de shock.

Las conclusiones muestran que ambas técnicas (capilar y arterial) son fiables, seguras y costo-efectivas ya que permiten una vigilancia y control adecuado de la glucemia evitando complicaciones secundarias con independencia de la situación en la que se encuentre el paciente. Sin embargo, se desaconseja esta monitorización en sangre venosa central ya que sus resultados presentan una menor fiabilidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here